Por mucho tiempo que pase, hay cosas que siguen perdurando a lo largo de los años. Es el caso de los siguientes trucos de nuestros abuelos, que gracias a sus buenos resultados, siguen siendo muy útiles en la actualidad. Sigue leyendo y descubre algunos de ellos.

A lo largo del día, es habitual que nos encontremos con algunos problemas que para solucionarlos tenemos que tirar de ayuda de terceras personas. En muchos casos, los consejos que nos suelen ofrecer, son suficientes para acabar con esos problemas, pero ¿de dónde proceden? La mayoría son trucos de nuestros abuelos que han ido pasando de generación en generación gracias a su buen funcionamiento. Hoy lo que queremos hacer es un repaso por algunos de ellos que son realmente útiles.

1. Evitar que las gafas se empañen

La humedad que se suele acumular en las gafas, hace que los cristales se empañen, pero hay una sencilla solución para evitar esto. Si nuestras gafas son frotadas diariamente con jabón y se limpian bien después, conseguiremos crear una película invisible de jabón que impediría esa condensación en el cristal.

2. Cubos de basura limpios de moscas

La descomposición de la basura provoca la aparición de moscas en ella, pero si queremos evitar esta situación, lo que podemos hacer es echar una pequeña cantidad de borato de sodio en el cubo de la basura para que las moscas no críen en él.

3. Conseguir que los zapatos grandes te queden mejor

Si tienes unos zapatos que te quedan un poco grandes, lo que podéis hacer para que queden lo más cómodos posible, es añadir un trozo de fieltro o pana pegado en el talón, pero con cuidado de que no quede ningún tipo de arrugas.

4. Agarrar de forma correcta una jarra grande

La forma correcta de agarrar una jarra se puede ver en la imagen de la derecha, ya que de esta forma nos aseguramos de que no se derrame el líquido que va en el interior.

5. Forma correcta de vendar un pie

Dentro del listado de trucos de nuestros abuelos, nos gustaría mostraros la forma correcta de vendar un pie. Para ello, lo que hay que hacer es colocar el pie herido sobre la rodilla de la persona que nos lo vendará y a continuación seguiremos hasta conseguir la forma que se muestra en la imagen.

6. La mejor forma de tratar los esguinces

La mejor opción para tratar los esguinces es colocar el pie en alto y cubrirlo con tela mojada en agua fría. Para que esta tela esté siempre mojada, se puede colocar una jarra en una zona más alta, introducir en ella una pieza de lino y el otro extremo sobre el pie que tiene la lesión. El agua circulará de la jarra al pie.

7. Limpiar la pintura de óleo con una patata cortada

Antes de nada, la pintura debe ser bien sacudida y a continuación frotarla con la superficie plana de la patata cruda cortada. La espuma que se haga, la limpiaremos con un trapo suave. Cada poco tiempo, hay que quitar la primera capa de la patata para evitar que se manche el resto del lienzo.

8. Cortar el pan blando en rebanadas delgadas

Uno de los trucos de nuestros abuelos más interesantes. Para cortar este tipo de pan sin romper las rebanadas, lo que debemos hacer es meter el cuchillo en agua caliente. A continuación lo limpiaremos y de esta forma conseguiremos cortar el pan sin problemas.

9. Proteger los jarrones

Si queremos evitar que nuestros jarrones se caigan al menor contacto, añade un poco de peso a su interior. Esto permitirá que ganen en estabilidad.

10. Limpiar el cristal roto

Cuando se nos romper algo de cristal, la mejor forma de acabar con todos los trozos, es utilizar un viejo trapo húmedo. Con esto conseguiremos que cada cacho se adhiera al tejido. Si queréis romper botellas de cristal para crear vasos, no dejéis de ver este enlace.

11. Sacar un anillo apretado de nuestro dedo

Un poco de jabón untado en el anillo es todo lo que necesitas para sacar ese anillo de tu dedo.

12. Aumentar la capacidad respiratoria

Otro genial truco de nuestros abuelos. Ponte erguido sobre las puntas de tus pies con la cabeza inclinada hacia atrás. Después inhala aire profundamente para a continuación ir expulsando el aire poco a poco. Repite este ejercicio varias veces al día.

13. Saber si la langosta es fresca

Para saber si  una langosta hervida es fresca, lo que podemos hacer es ponerla boca abajo, coger su cola y dejarla caer. Si esta vuelve a su posición original de forma rápida, es señal de que es fresca.

14. Hervir un huevo roto

Si queremos hervir un huevo que se ha roto, lo que debemos hacer es añadir un poco de vinagre al agua. Con esto evitaremos que su contenido no se salga.

15. Separar dos vasos que se quedaron encajonados

Si no queremos romperlos, lo que debemos hacer es poner agua fría en el vaso de arriba y el de abajo meterlo en agua templada. El contraste de temperatura hará el resto.

Pero si lo que hemos visto hasta ahora te sabe a poco, os dejamos el siguiente vídeo publicado en Youtube por el usuario Mamá Lo Haría Así que nos muestra diez trucos caseros que podemos utilizar en nuestra vida cotidiana y que nos ayudará a que esta sea algo más fácil.

Estoy seguro que vosotros que nos seguís todos los días, también utilizáis habitualmente algunos de estos trucos de nuestros abuelos, pero ¿cuál de todos ellos es el que más os ha llamado la atención? ¿Qué otros consejos conoces y te gustaría compartir con nuestra comunidad? Animaros y compartir con nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Las imágenes que han aparecido en esta entrada han sido sacadas de la web New York Public Library.

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here