Parece que el uso de la moto para desplazarse por las ciudades y carreteras va en aumento con cada día que pasa. Es un medio de transporte muy cómodo que aporta mucha movilidad, evitando en muchos casos, los temibles atascos que se dan en las grandes ciudades. Como ocurre con cualquier vehículo a motor, por ley es obligatorio contar con un seguro de responsabilidad civil que garantice cobertura básica en caso de sufrir algún tipo de accidente. Pero además de este seguro básico, también podemos optar por otra amplia gama de posibilidades que ofrecen las aseguradoras. Saber calcular seguros de moto será importante para decantarnos por una opción u otra. Mientras que hacéis estos trámites, hoy queremos mostraros cierta información que puede que no sepáis a la hora de contratar el seguro de tu moto.

Justificante de depósito

seguro de motos nuevas

Aunque no siempre, puede que tu aseguradora te solicite que presentes este documento a la hora de contratar el seguro para tu moto. Se trata de una carta que tiene que estar firmada y sellada por el concesionario donde has comprado el vehículo y acompañada de la factura de compra. Mediante este documento, se garantiza que la moto es nueva y que no ha salido de sus instalaciones. Sirve para garantizar a la compañía la antigüedad de la moto y si su estado es el que has declarado. Si el seguro es para una moto de primera mano, el precio se verá influenciado. Por este motivo no es lo mismo decir que se trata de una moto nueva que de una “casi” nueva.

¿Quieres cambiar de seguro?

Hay ocasiones en las que te quieres cambiar de compañía debido a que has encontrado alguna oferta mejor. Llevar a cabo este proceso no es complicado, pero será necesario que presentes una serie de documentación que puedes que no conozcas. Además de los clásicos documentos como carné de conducir, carné de identidad o ficha técnica del vehículo, también te solicitarán una copia de tu póliza anterior y un certificado de siniestralidad donde aparecerán los partes que hayamos dado, información que tendrán en cuenta a la hora de aplicar las bonificaciones correspondientes.

Cobertura en caso de robo

Al igual que ocurre con los coches, la cobertura de robo está incluida en el seguro básico. Si has adquirido una moto nueva, es muy interesante que te cerciores de que la tienes incluida, sobre todo si se trata de un modelo que puede llegar a resultar muy goloso para los ladrones.

Asistencia de viaje

Como ocurre muchas veces en esta vida, las personas tendemos a buscar los productos más económicos, aunque en ocasiones no nos fijamos en que esa reducción de precio, se traduce también en peores características. En el caso de los seguros, la asistencia de viaje puede ser uno de estos factores que no consideremos y que nos puede sacar de algún apuro en caso de tener algún percance mientras la utilizamos lejos de nuestro domicilio. No os confiéis y revisar si tenéis este tipo de asistencia contratada.

Daños en el casco y la ropa

Daños en el casco y la ropa

Hay aseguradoras que ofrecen la posibilidad de incluir coberturas para el casco y la ropa. Puede que parezca una tontería, pero en el caso de que utilices productos específicos para motos, que suelen ser caros, tener esta cobertura nos puede garantizar que en caso de que se dañen, el seguro se haga cargo de esas prendas.

Factores que influyen en el precio del seguro

Muchos de vosotros podríais pensar que el modelo de la marca de la moto es lo único que se tiene en cuenta a la hora de calcular el precio del seguro, pero las compañías también miran la cilindrada, la edad del conductor y su experiencia. A mayor cilindrada, mayor será el riesgo de sufrir un accidente y por tanto mayor será el precio del seguro. En el caso de la edad, cuanto más joven sea el conductor o menos experiencia tenga en la conducción de estos vehículos, el precio también se verá aumentado.

No os la juguéis y apostar por un seguro de garantía y que os ofrezca el mayor número de cobertura. Nunca se sabe lo que puede pasar.

Dejar respuesta