¿Quieres aprender a cuidar tus plantas cuando estás de fuera de casa por vacaciones? Sigue leyendo y descubre los consejos que os traemos porque gracias a ellos podrás conseguir que tus plantas no mueran cuando tú no estés.

Se acerca poco a poco la llegada del fin de año, uno de los días más esperados de la Navidad. Son días para estar en familia o en el pueblo donde crecimos, aunque cada vez son más las personas que se decantan por pasar este día fuera en otro país. Dejando esto de lado, seguro que en muchas ocasiones cuando has vuelto de vacaciones te habrás encontrado con la situación de que todas tus flores se han marchitado por falta de atención. Si no quieres que esto te vuelva a ocurrir, descubre estos sorprendentes trucos para cuidar tus plantas cuando estamos fuera de casa durante varios días.

1. Alejarlas del sol

Fuente: lovelylife

El sol es bueno para el crecimiento de las plantas, pero una exposición directa durante mucho tiempo, hace que la tierra se seque mucho más rápida, y por lo tanto tengamos que regarlas más a menudo. Una de las cosas que podemos hacer es quitar del sol todas nuestra plantas. De esta forma evitaremos que se sequen rápidamente y por lo tanto que no se marchiten y se conviertan en plantas medicinales listas para ser utilizadas.

2. Elegir la habitación adecuada

Fuente: missguided

Relacionada con el punto anterior, al retirar las plantas del sol, debemos elegir una habitación que sea capaz de ofrecer la suficiente iluminación para cuidar tus plantas de forma correcta, pero que no provoque sequedad en las mismas.

3. Recipiente con agua

Fuente: wikimedia

En la habitación donde hayamos colocado todas las plantas para alejarlas de la exposición directa del sol, es aconsejable colocar un recipiente con agua. Lo que buscamos con esto es que el ambiente esté algo húmedo, cosa que conseguiremos gracias a la evaporación del agua que contendrá ese recipiente.

4. Macetas de terracota en la bañera

Fuente: perspira

Este consejo es bueno de ser aplicado siempre y cuando al baño le entre luz natural, ya que si se quedará oscuro, la planta podría marchitarse.

Si somos de aquellas personas que nos gusta utilizar macetas de terracota para colocar nuestras plantas, lo que podemos hacer es llenar con un poco de agua nuestra bañera, tampoco hace falta mucho. A continuación colocaremos dos ladrillos y dejaremos nuestra maceta de arcilla sobre ellos. Gracias a la capacidad que absorción de los ladrillos, conseguiremos que nuestra planta esté húmeda mientras estemos fuera de casa.

5. Plástico para envolver las plantas

Fuente: daepc

Si buscamos un sistema rápido para evitar la evaporación del agua que contienen las macetas, lo que podemos hacer es hacer uso de algún plástico transparente que tengamos por casa que utilizaremos para envolver la planta. Al plástico habrá que hacerle varios agujeros por toda su superficie para que la planta pueda respirar. Lo que conseguiremos con esto es crear un pequeño invernadero donde la humedad se quedará en el ambiente por lo que evitaremos que nuestra maceta se seque.

6. Sistema de riego con cuerdas de algodón

Fuente: 20m

Se trata de un sistema de riego muy rudimentario pero también muy efectivo. Lo primero que debemos hacer es conseguir una cuerda de algodón, que será el mecanismo utilizado para regar. A continuación, cogeremos una botella de plástico con agua y la pondremos cerca de la planta. El cordón de algodón lo meteremos en el interior de la botella, mientras que el otro extremos lo enterraremos dentro de la maceta. El agua empapará la fibra que recorrerá toda la cuerda hasta mojar la tierra.

7. Quitar el agua de los platos

Fuente: upsocl

Muchos piensan que es bueno dejar agua en los platos que solemos dejar debajo de las macetas, pero un exceso de líquido puede hacer que las raíces se pudran y por lo tanto que se deteriore nuestra planta. Por este motivo, antes de salir de casa, es aconsejable revisar cada uno de estos platos y asegurarnos de que no tienen exceso de agua.

8. Botella de plástico como riego

Fuente: difundir

Se trata de otro de otro sistema rudimentario para crear un sistema de riego casero. En esta ocasión hay que llenar la botella con agua y hacerle algún agujero en el tapón. A continuación la voltearemos sobre la planta para que el agua vaya cayendo poco a poco. Otra cosa que podemos hacer es abrir un poco la tapa para que el agua caiga algo más rápido.

En el siguiente vídeo que os traemos, podréis ver más trucos para cuidar tus plantas cuando estés fuera de casa durante varios días. Trucos y consejos sencillos de aplicar pero que resuelven gran cantidad de problemas.

Seguro que cuando hayas visto estos consejos, habrás pensado que alguno de ellos te vendrán muy bien para cuidar tus plantas cuando estés de viaje. Pero, ¿qué otros consejos darías a todos nuestros seguidores? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios.

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here