Los niños, esos seres tan inocentes que se quieren sin juzgarse, que no tienen rencor alguno, son tan diferentes de los adultos con sus normas aburridas. Aqui vemos un niño que por enfermedad no ha podido ir a la guardería una semana. Mirad como lo reciben.

Dejar respuesta