A la mayoría de los perros eso de bañarse no te creas que les gusta mucho pero para Barry es su momento favorito del mes. Barry se mete en su bañera, que en realidad es un fregadero, y es el perro más feliz del mundo, porque todo lo que conlleva el baño le encanta. Que le pasen el grifo con agua templadita por encima del pelo le encanta, que le acaricien con champú para que el pelo se le quede más sedoso le encanta, que le pasen una toalla para secarlo le encanta, pero hay una cosa que no le gusta nada: que se termine el momento de bañarse…

¿Y tú? ¿A tu perro le gusta bañarse?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here