Las yayas, esas personitas que nos hinchan a comer (para ellas nunca hay fondo) y te dan la paga como si te estuvieran sobornando, necesitaban una canción propia. A ca la yaya! narra todas estas cosas y más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here