Si estás aburrido y quieres pasar un rato divertido sólo o en compañía de los más pequeños de la casa, la idea que te traemos hoy te gustará. Se trata de un cohete fabricado con cerillas y aluminio, materiales fáciles de conseguir pero que ofrece un resultado único y sorprendente.

En el vídeo se muestra la potencia que puede llegar a conseguir los fósforos que se utilizan en las cerillas. Estos son utilizados como el “combustible” para hacer que nuestros cohetes despeguen y salgan disparados.

Un resultado realmente genial que dejará con la boca abierta a todo el mundo.