Muchas veces tenemos por casa pilas y baterías las cuales almacenamos porque están gastadas y al final no sabemos si son pilas cargadas o simplemente están gastadas. Antes de saber esto, yo recurría al truco de pasarle la lengua por el extremo de la pila para ver si daba calambre pero tras ver este vídeo, la verdad que ya no me hacen falta más calambres innecesarios. Se trata de una práctica muy sencilla para comprobar si las pilas tienen carga y que, además, no duele nada jejeje.

¿Y tú? ¿Sabías este truquito?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta