Para toda familia es muy dudo recibir la noticia de que uno de tus hijos tiene algún problema. Es lo que le pasó a esta familia americana cuando a uno de sus hijos le detectaron un tipo de autismo. Todo el mundo ha oído hablar de este problema y de lo difícil que es para una madre lidiar con él.

Jonny es un niño autista hijo de Grant y Linda Hickey, una familia americana que tras gastarse miles de dólares en tratamiento para paliar el problema de su hijo, descubrieron sin querer el mejor remedio posible para él. Un día viendo la televisión, salió una noticia sobre una perra que había sido brutalmente maltratado. Sin dudarlo ni un momento lo adoptaron. Desde el primer momento que Xena, así se llama el perro, entró en la vida de esta familia, todos se dieron cuenta de lo beneficioso que sería para Jonny.

En el vídeo podéis ver la historia completa de la estrecha relación que mantiene este niño autista con su perra Xena.

Vía: La voz del muro

Dejar respuesta