Es muy habitual que cuando realizamos un viaje en avión con las prisas de desembarcar y descansar del viaje nos dejemos algún objeto personal en el avión, dándonos cuenta de ello sólo cuando vamos a echar mano de él.

Aunque las compañías suelen tener algún departamento que gestiona los objetos perdidos, la compañía holandesa KLM ha diseñado un original servicio de devoluciones donde el protagonista principal es un perro. Lo que hace este amigo es revisar el avión en busca de cualquier objeto que se haya podido dejar los pasajeros. Luego mediante su olfato, es capaz de buscar a la persona en cuestión mientras esté dentro del aeropuerto para hacerle la devolución.

Podéis ver en el vídeo que os dejamos arriba cómo funciona este sistema. Por cierto, el perro es una monada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here