Este coro de niños de voces privilegiadas está interpretando algunas de las mejores canciones clásicas de toda la historia. En un momento del concierto, dos de estos muchachos empiezan una nueva canción que hace que todo el público asistente se empiece a reír, incluso algunos de esos niños no pueden evitar soltar alguna que otra carcajada.

El motivo no es otro que la interpretación del famoso Duetto que realizan dos gatos, una obra que a muchos les puede parecer toda una tomadura de pelo, pero que fue compuesta por Gioachino Rossini a principios del siglo XIX.

Una obra que conseguirá arrancarte una sonrisa.