Nunca hay que subestimar la venganza de una esposa cuando esta ha sido abandonada por su marido por irse con una mujer más joven. Pueden llegar a realizar cosas realmente sorprendentes, como la gran idea de esta mujer para vengarse de su ex.

Por desgracia, hoy en día es muy difícil llegar al final de nuestras vidas con la misma mujer. De un tiempo a esta parte, los divorcios han ido en aumento y lo que antes era una vida llena de felicidad llena de recuerdos, hoy como mucho duran unos pocos años. El motivo, no se sabe muy bien, pero siempre suele haber alguna otra persona por medio. Ya me gustaría a mi poder hacer como la historia de ese matrimonio que durante toda su vida se hicieron cada año una foto en el mismo lugar, incluso cuando ella abandonó este mundo.

En esos momentos en los que nos hacen más daño, es cuando nuestro cerebro empieza a funcionar de forma más rápido, buscando primero soluciones para dejar de sufrir, y luego ideas para hacerle daño, y la idea que tuvo la protagonista de esta historia para vengarse de su ex marido, ha sido de las mejores con las que me he encontrado en toda mi vida.

Abandonada tras 37 años de matrimonio

curiosa venganza de una esposa

Jake y Edith habían estado casados durante 37 largos años, pero de un día para otro, el marido le pidió a su esposa el divorcio, ya que estaba liado con una mujer más joven que resultaba ser su secretaria. Esta nueva novia, le exigió a Jake vivir en su lujosa y flamante mansión, así que gracias a la valía de sus abogados, él consiguió quedarse con ella.

Tres días tuvo Edith para abandonar la casa

Mal olor la venganza de una esposa

Una vez que Jake consiguió quedarse con la casa, este le dio únicamente tres días a Edith para que la abandonara y se llevara con ella todas sus pertenencias. Así que el primero de esos tres días, pasó empaquetando todas sus cosas.

Durante el segundo día del plazo dado por su ex marido, contrató una empresa de mudanzas para que se llevaran todas sus cosas de la casa en la que había vivido durante muchos años.

El tercer día, se sentó por última vez en la mesa de su comedor y en la que se dispuso a disfrutar de una última comida. Para ello encendió unas velas y preparó una comida de lujo a partir de marisco y caviar, todo ello acompañado por una botella de Chardonnay.

Colocó los restos del marisco dentro de las barras de las cortinas

 

venganza de una esposa - limpio todo bien

Una vez que hubo terminado de comer, recorrió una por una cada habitación de la casa, colocando en el interior de las barras de las cortinas, los restos del marisco y el caviar. Tras eso, limpió la cocina y abandonó la que había sido su casa durante muchos años.

Tras abandonar la vivienda, Jake y su nueva novia se fueron a vivir en ella. Los primeros días todo fuero alegría, como si de un cuento se tratase, pero poco después, las cosas fueron empeorando a causa de un mal olor que no sabían muy bien de donde venía.

Para acabar con él, limpiaron y ventilaron la casa lo mejor que pudieron, pero eso no fue suficiente. Revisaron cada rincón de la casa, los conductos de ventilación en busca de animales muertos e incluso llamaron a un equipo de exterminadores que llenaron la casa de productos químicos para acabar con cualquier cosa que pudiera ser la causante del mal olor, pero nada de ello funcionó.

Dejaron de recibir visitas

venganza de una esposa - el mal olor era insoportable

Como suele ocurrir en esas situaciones, la estancia en la vivienda se hizo imposible, llegando al punto de que nadie quería ir a visitarlos, incluso ese mal olor hizo que la sirvienta se despidiera ella sola al no poder aguantar ni un minuto más en su interior.

A causa de ese mal olor, Jack y su novia decidieron mudarse de casa. Pusieron la mansión a la venta pero las semanas pasaban y nadie quería comprarla.

Edith llamó a su ex marido

venganza de una esposa - llamó a su ex marido

Poco tiempo después, Edith llamó a su ex marido para preguntar cómo iba todo. Jake la puso al corriente del problema del mal olor de la vieja casa y le contó que la había puesto a la venta. Edith escuchó toda la historia, aunque ella ya lo sabía todo, y cuando este terminó de hablar, le dijo que echaba mucho de menos su antigua casa y que estaba dispuesta a acelerar los trámites del divorcio, si llegaban a un acuerdo para devolvérsela.

La vendió por un 10% de su valor

venganza de una esposa - se quedó con la casa

Ante esa posibilidad de deshacerse de ella, Jack le dio el visto bueno a la operación vendiendo la casa por el 10% de su precio real, siempre y cuando ella firmara los papeles de la separación ese mismo día, a lo que ella accedió.

Una semana después, Jack y su novia sacaron todas las cosas de la vieja casa para llevárselas a la nueva casa que habían comprado, incluidas las barras de las cortinas que escondían el verdadero problema del mal olor.

¿Qué os ha parecido esta forma de vengarse de su ex marido? ¿Qué seríais vosotros capaces de hacer por venganza? Estamos esperando vuestros comentarios.

Podéis ver la fuente original en el portal Littlethings.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here