Los perros suelen ser exigentes con la comida, o si no que se lo pregunten a este perro de la raza Pomerania el cual lanza miradas furtivas a la comida de su amo. Os pongo en situación, un joven intenta comerse un trozo de sandía con un tenedor con su perro al lado. El caso es que las miradas que le lanza el perrro son graciosísimas cuando el jóven está apunto de lanzarle un bocado a la sandía. Cuando el amo del perro lo mira, él se hace el longuis y mira para otro lado disimulando. Un vídeo tronchante que el que seguro que tenga perro, y lo tenga bien educado, le ha pasado. Me encanta cuando el amo mira al perro y mira para otro lado como diciendo: “No, si yo no me estoy enterando de nada de todo esto”

¿Y tú? ¿Tienes alguna anécdota similar con tu perro? Cuéntanosla

Dejar respuesta