Un joven se sienta en la terraza de un bar y se cruza la mirada con una chica de muy buen ver. A ella también parece gustarle él y para entablar contacto ella le invita a una cerveza. La sorpresa es mayúscula cuando, de repente, aparece otro chico y decide que la cerveza que le acaba de invitar sea para el chico nuevo. La cara de los jovenes es BRUTAL.

Dejar respuesta