Una mujer le dijo a su marido que nunca se casaría con él salvo que se lo pidiese el mismísimo Paul McCartney. El hombre movió sus hilos y, en mitad de una actuación, Paul subió al hombre y a la mujer y ocurrió la magia.

Dejar respuesta