El dueño de estos cinco preciosos perritos quiso hacer una sesión fotográfica con ellos aprovechando la nevada que había caído en su zona. Él pensaba que se trataría de una sesión muy larga y complicada de hacer, pero más empezar con ella, sus perros le mostraron que no es tan difícil trabajar con ellos.

El resultado final fueron una instantáneas sorprendentes de los cinco perritos subidos en un trineo y bien abrigados para la ocasión. Una imagen que te darán ganas de pedir uno de estos animalitos a los Reyes Magos.