El experimento es simple, se trata de llevar un cartel que indique ‘Besame, estoy desesperado' en un sitio concurrido de gente. El resultado es alucinante y asombroso porque nunca te imaginas que puede tener tanto éxito. No sabemos si será por solidaridad o simplemente por gusto pero el chico se lleva muchos besos e incluso, ¡de gente inesperada!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here