Este anciano parece llevar el ritmo en la sangre. Al principio empieza bailando con las muletas, pero luego se da cuenta que son un lastre y las tira para poder bailar más agusto y sentirse libre con la canción. Un ejemplo más de que el ritmo no entiende de edades

Dejar respuesta