Menudo susto el que recibieron estos turistas que estaban tomando un relajante baño en un complejo turístico de África. El matrimonio se estaba refrescando cuando de repente un invitado se unió a la fiesta, y por las caras de ellos, no les hizo mucha gracia.

El que se unió a la fiesta fue un gran elefante que también tenía ganas de refrescarse. El animal se acercó a la piscina y con su trompa se empezó a refrescar. Los turistas que estaban dentro del agua, no se movieron lo más mínimo ante la presencia de este gran ejemplar.

Una situación que no olvidarán. No todos los días puede decir uno que se estuvo bañando entre elefantes.

Vía: Youtube

Dejar respuesta