Todo el mundo ha visto alguna vez las películas de Disney. En ellas se narran historias donde todo acaba bien, pintándolo todo de rosa. Pero hoy queremos hacer algo diferente, y para ello se nos ha ocurrido relacionar algunas enfermedades y síndromes con cada personaje de Disney. Una vez que conozcáis esta relación, ya nos diréis si no llevamos razón.

Ariel y el síndrome de Diógenes

Fuente: Youtube

Quien haya visto la Sirenita alguna vez, se acordará de que la protagonista se dedicaba a recoger objetos de humanos. Esa acción es muy parecida a lo que hacen los que sufren el síndrome de Diógenes, que terminan por llenar sus hogares de basura.

La Bella y la Bestia, y el Síndrome de Estocolmo

Fuente: ign

Por si hubiera alguien que no conoce el Síndrome de Estocolmo, decir que se trata de una situación en la que la víctima de un secuestro termina por desarrollar un vínculo afectivo con su secuestrador. Es algo parecido a lo que le ocurre a Bella, que tras ser encarcelada en el castillo de Bestia, termina sucumbiendo al encanto de este. Todo el mundo conoce el final de la película.

Cenicienta y la prosopagnosia

Fuente: chiquipedia

La prosopagnosia es una “enfermedad” que hace que las personas que la sufren no pueden reconocer los rostros de los individuos. Esta enfermedad está achacada a la presencia de enfermedades neurodegenerativas. En la película La Cenicienta, el príncipe parece padecer esta situación, ya que no es capaz de reconocer el rostro de Cenicienta. Para localizarla, tiene que ir probando el zapato de cristal hasta dar con ella.

Alicia en el País de las Maravillas y el síndrome de Todd

Fuente: epimg

El síndrome de Todd también es conocido como el Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas por la relación existente entre sus síntomas y las aventuras de esta. Puede estar asociado a trastornos como las migrañas o la epilepsia. Se caracteriza por la presencia de alucinaciones visuales. El personaje de Disney protagonista de esta película, sufre todos estos síntomas, aunque también hay gente que lo relaciona con alguna droga.

Rapunzel y la bipolaridad

Fuente: akamaihd

Rapunzel vive encerrada en una torre donde su madre no le deja salir. Un buen día, un ladrón entra en su interior y Rapunzel se escapa con él. Durante el viaje pasa por situaciones en las que no sabe si está bien o mal lo que está haciendo. Se puede decir que podría sufrir de bipolaridad, una enfermedad que se caracteriza por sufrir bruscos cambios en el estado de ánimo.

Pocahontas y la sinestesia

Fuente: akamaihd

Reconozco que siendo debilidad por este personaje de Disney. Esta india americana se enamora perdidamente del colono John Smith. Decimos que puede sufrir sinestesia porque ella afirma hablar con la naturaleza, oyen colores o ven sonidos. Se tratan de características típicas de la sinestesia.

Peter Pan y el síndrome de Peter Pan

Fuente: supernins

Una de mis películas de Disney favoritas es Peter Pan, el niño que nunca crecía. En la vida real también nos encontramos un síndrome que lleva su nombre y que se asocia a todas aquellas personas adultas que no quieren asumir que ya son adultos y tienen ciertas responsabilidades.

Bambi y el complejo de Bambi

Fuente: cineswag

Si nos fijamos, muchos síndromes llevan el nombre de algún personaje de Disney. Si recordáis, Bambi era un tierno cervatillo que destacaba por ser inocente y bueno. El síndrome que lleva su nombre, se aplica a personas que son muy sentimentalistas hacia los animales.

Pinocho y el síndrome de Pinocho

Fuente: tmdb

Pinocho era un tierno personaje al que le crecía la nariz cada vez que mentía. En la vida real, esta no crece, pero sí ocurre que aumenta su temperatura, se inflama levemente o se enrojece.

Una vez conocida esta relación entre enfermedades y su personaje de Disney, os queremos lanzar una pregunta. ¿Con cuál de todos ellos os sentís identificados? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta