El vídeo que os traemos hoy es una muestra de superación y lo que las personas son capaces de hacer para seguir realizando aquello que más les gusta.

La protagonista es Naomi Elishuv, una violinista que tuvo que dejar su puesto en la Sinfónica Nacional de Lituania por culpa de unos temblores que no le permitía tocar el instrumento como era debido. Pero por suerte, hace unas semanas este problema llegó a su fin y de una manera muy peculiar.

Elishuv fue sometida a una operación quirúrgica que consistía en introducir un marcapaso cerebral con electrodos que emite impulsos eléctricos que son capaces de suprimir los temblores. Para poder colocar el marcapaso en el sitio adecuado, los doctores le pidieron que tocara mientras era intervenida para determinar el sitio correcto donde debían ubicarlo.

La operación fue todo un éxito y Elishuv puede volver a tocar su instrumento favorito.

Vía: Youtube

Dejar respuesta