A esta niña le han encargado la ardua tarea de darle de comer a un gatito. En el primer intento vemos como la niña intenta darle al gato el pedacito de pienso por donde es habitual, por la boca, pero falla en su intento y el pienso se cae. Llega el segundo intento aunque el gato esté un poco pasota. Ella intenta darle otra vez de comer al pobre gato, al cual tienen negro, pero se vuelve a equivocar, y esta vez no es que se le haya caído la comida del gato al suelo, es que se equivoca de orificio al darle de comer. Y es que el sistema digestivo de los gatos es muy complicado…

¿Y tú? ¿Tienes una niña tan mona y adorable?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here