Parece ser que esta pequeña niña no se había visto las cejas nunca y al alzarlas para arriba y mirarse en un espejo…SE TRONCHA DE RISA, y sus padres también. Es increible como el ser humano somos capaces de ser felices con tan poco, habría que aprender de esta niña.

Dejar respuesta