Todos estaréis de acuerdo conmigo que el tiempo de espera cuando vamos a un hospital se hace eterno sin saber muy bien que hacer. Por norma general, la consulta siempre va con retraso y tenemos que estar ahí esperando viendo pasar el tiempo, a no ser que suceda algo parecido a lo que sucedió en esta clínica.

Resulta que dos personas mayores quisieron sorprender a todos los que estaban allí presentes y para ello quisieron hacer uso del piano que formaba parte de la sala de espera. La gente los miraba con extrañeza cuando se acercaron a él, pero pronto todo el mundo empezó a seguir el ritmo cuando empezaron a interpretar una melodía muy pegadiza.

Con esto se demuestra que quien tuvo, retuvo.