Un buen día paseas por la calle de tu ciudad y te proponen bailar con los ojos vendados, para ser más exactos, te dicen que si eres capaz de bailar el limbo sin ver, ¿qué harías? ¿Aceptarías? Esto es lo que le propusieron a algunas personas en esta ciudad. Hubo muchos valientes que aceptaron el reto sin dudarlo, pero una vez terminado el baile, el resultado final no era el esperado por ellos.

Lo  mejor de todo esto, es que las personas que pasaban por ahí se lo pasaron de lujo. Os recomiendo que veáis el baile de la rubia, un poco más y se come un coche.