Estas son las tradiciones navideñas mexicanas más celebradas

La Navidad es una época celebrada en todo el mundo y con una gran cantidad de costumbres en cada país. Las tradiciones navideñas mexicanas hacen que el último mes del año resalte por la gran animación de las personas en llenar de alegría los hogares.

Tal y como sucede en muchas partes, diciembre se convierte en México en un mes especial para reunirse con familiares y amigos, con actividades muy particulares que hacen que, lejos del frío, se sienta el calor de su gente.

Lo que hace tan especiales las costumbres de los mexicanos durante la época decembrina es que se inundan las casas de colores, sabores y aromas típicos que hacen sentir a las personas que la llegada del Niño Dios es motivo de sacar todo lo positivo que tenemos en el corazón para compartirlo con nuestros seres queridos.

Las Posadas, una de las tradiciones navideñas mexicanas más típicas

navidad

Una de las tradiciones navideñas mexicanas más típicas es la celebración de Las Posadas. En ellas se rememora la peregrinación que hicieron la Virgen María y San José desde Nazareth hasta Belén en búsqueda de un lugar para hospedarse ante el nacimiento del niño Dios.

Es propio de México que, durante nueve días, desde el 16 hasta el 24 de diciembre, se haga una representación en la que los anfitriones de la fiesta toman el papel de posaderos, mientras los invitados, con velas encendidas, hacen la petición de posada en la entrada de la casa entonando versos musicalizados.

La petición es contestada de la misma manera por los anfitriones, hasta que estos últimos abren las puertas para dejar entrar a los peregrinos y comenzar la celebración.

Cada noche la fiesta se hace en una casa diferente y puede ser pequeña o familiar o incluir a vecinos y amigos.

Las Posadas se celebran desde la época de la colonia, más específicamente desde el año 554 y fueron concebidas por los monjes agustinos.

Un fray de nombre Diego de Soria pidió un permiso al papa Sixto V para realizar esta celebración con cantos y rezos, todo como parte de la evangelización de los indígenas a la creencia católica.

Las piñatas

pinata

Otra de las tradiciones navideñas mexicanas significativas son las piñatas.

Forma parte de la fiesta de Las Posadas que te explicamos en párrafos anteriores y consiste en la elaboración de una piñata artesanal con forma de estrella y siete picos que representan los siete pecados capitales.

La piñata puede ser de barro o cartón y se prepara rellenándola con dulces, frutas o juguetes.

Posteriormente, es sostenida arriba del techo y balanceada con una cuerda para hacer más difícil que pueda ser rota.

A los niños se les vendan los ojos y se les da un palo para que intenten romperla, tomando cada niño un turno específico, mientras se les anima cantando: “Dale, dale, dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino”.

Cuando finalmente alguien logra quebrar la piñata, el contenido cae sobre el piso y todos se abalanzan sobre el botín entre bromas y risas.

Decimos que es un juego muy significativo porque represen la lucha entre el bien, que son los niños, y el mal, que es la piñata llena de pecados. Ganando siempre el bien, una vez que la piñata es destruida.

Es usual que también se agregue harina a la piñata, de manera que el primero que la rompa se llene de blanco y quede como un fantasma Al igual que Las posadas, se dice que esta tradición fue introducida por los frailes españoles durante sus esfuerzos de evangelización.

Poner el nacimiento

Las tradiciones navideñas mexicanas también incluyen un evento llamado “Poner el nacimiento” y consiste en la representación del nacimiento de Jesús, mediante la colocación de figuras de cerámica que representan la Sagrada Familia, el ángel, la mula, el buey, los pastores y otros personajes bíblicos como los reyes magos.

El nacimiento se coloca a principios de diciembre y entre todos los personajes que lo representan el único que no es puesto es el Niño Jesús.

Su espacio queda vacío hasta la noche del 24 de diciembre cuando es colocado como símbolo de que llegó el día en que nació.

La primera presentación del pesebre data del año 345 y la idea se concede a San Francisco de Asís; en México esta tradición fue inducida por los frailes que sirvieron de compañía a los conquistadores.

Otra representación del nacimiento de Niño Dios que se realiza en México son las Pastorelas.

Consiste en representaciones teatrales que evocan la anunciación del nacimiento del Niño Dios a los pastores y las dificultades que algunos encuentran para llegar a Belén y adorar al niño Jesús.

En el camino a ver al Niño Dios nacido, los pastores se topan con Lucifer y otras figuras maléficas que representan los pecados capitales y que intentan impedirles el camino. Finalmente, con ayuda de un ángel, triunfa el bien.

Las pastorelas también nacieron como un recurso para atraer a los indígenas a la fe católica durante los primeros años de la Colonia, incluso muchas de ellas se relatan en náhuatl.

Una tradición que no puede faltar en la navidad mexicana es la cena de Noche buena.

Se celebra la noche del 24 de diciembre como un símbolo de la unión familiar en la víspera del nacimiento del Niño Dios.

Entre los platillos típicos que se sirven en la mesa figuran los romeritos con mole y camarones, el bacalao a la vizcaína, el pavo, también llamado guajolote, tamales, atoles, ponches de frutas y buñuelos.

Como habrás leído, las tradiciones navideñas mexicanas son muy particulares y llenas de cultura y devoción divina.

Son una mezcla de religión con folclor mexicano y prehispánico, pero sobre todo son símbolo de la unión y la alegría que caracteriza a la Navidad y sirve para que las familias y las amistades celebren con devoción y reflexionen sobre el significado que tiene la llegada de Jesús al mundo.

Este artículo fue escrito en colaboración de Ayuda Mística

Ayuda Mistica es un portal que reúne contenido de auto ayuda, astrología y espiritualidad. Estamos siempre preocupados con su crecimiento espiritual, produciendo textos exclusivos para ayudarte en la camino de auto conocimiento.

Sobre el autor

Scroll al inicio