Un día cualquiera en Rusia tomando el sol, todo parece idílico en la costa. De repente todo empieza a nublarse y empieza a llover y después a granizar. Una tormenta de granizo como no se recuerda nunca. Un auténtico APOCALIPSIS

Dejar respuesta