El talento es una de esas cosas que se conservan para toda la vida. En este vídeo en el que unas muchachas japonesas interpretan una canción con piano y violín, vemos como un anciano que parece no tener mucho interés en lo que están haciendo, de repente hace una cosa que nadie se esperaba, ¡y de qué manera!

Cuando parece que este anciano solo está observando plácidamente como interpretan la pieza estas japonesas, nos damos cuenta que es parte del espectáculo y que canta como los ángeles. Al escuchar su voz nos damos cuenta del torrente del que disfruta y que lo hace como los ángeles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here