Hoy os contamos la historia de Jacques Sayagh, un sintecho de París que tiene una afición bastante inusual para su condición. Jacques es culturista y para ello utiliza el entorno en el que vive. Si apreciáis el vídeo veréis que este mendigo se conserva muy bien, tiene un torso definido y un cuerpo capacitado para cualquier ejercicio. Eso es porque se entrena diariamente por las calles de París utilizando cualquier mobiliario urbano que le pueda ir bien para seguir entrenando. La historia de Jacques es muy emotiva asi que te recomendamos que no dejes pasar este vídeo, si además también te gusta el culturismo.

¿Y tú? ¿Has llegado a estar así de fuerte alguna vez?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here