Los gatos suelen ser una animales realmente adorables, aunque en mucha ocasiones un poco ariscos ya que son muy independientes, pero cuando realmente están a gusto con algo o con alguien, no dudan en jugar con la persona en cuestión.

En este caso se trata de un gato que disfrutaba de lo lindo mientras que su dueña le hacía cosquillas. Tal era la situación, que el gato imitaba los movimientos de esta y la picaba para que siguiera jugando con él. No se trata de un comportamiento muy habitual dentro de estos animales, sino que sólo se da cuando los gatos se encuentran realmente cómodos y juguetones.