El protagonista de este vídeo es Angelo Loforese y tiene 95 años, un dulce anciano que nos demuestra como la edad no es impedimento para triunfar en un campo tan complicado como es la ópera, donde los actores se caracterizan por tener grandes chorros de voz.

Por la postura que toma el anciano, parece como que no la actuación no va con él y que solo está disfrutando de la música que tocan las dos mujeres, pero de repente, de su cuerpo sale un gran chorro de voz para entonar a la perfección la obra Nessu Dorma, correspondiente al último acto de la famosa obra de Puccini Turandot.

Este hombre de 95 años nos demuestra que a pesar de la edad, todo es posible.

Vía: Youtube

Dejar respuesta