A veces la vida nos hace pasar por situaciones realmente complicadas como ocurre con la familia del pequeño JP Gibson, un niño de tan sólo cinco años y al que le fue diagnosticado leucemia linfoblástica aguda en el año 2012. Desde entonces lucha con toda su fuerza y el apoyo de sus seres querido para vencer a la enfermedad.

Con apenas un año, a este niño le apasionaba el baloncesto. Se pasaba los días jugando con su padre a este deporte y su máxima ilusión es llegar a ser jugador profesional de la NBA y por un día lo ha conseguido, gracias a la ayuda de su equipo favorito de la mejor liga de baloncesto del mundo, los Utah Jazz.

Este equipo ha querido poner su granito de arena y dar un impulso moral al pequeño en su particular lucha contra la enfermedad y le han firmado un contrato para un día. También le han permitido disputar un partido de exhibición para recaudar fondos para él, debutando en un partido oficial en el tercer cuarto del partido.

JP Gibson saltó a la cancha como si fuera un jugador más en el tercer cuarto del encuentro. Ataviado con el traje del equipo cogió la pelota y con una pequeña ayuda consiguió machar el aro.

Una emotiva situación que ni el niño ni sus padres olvidarán jamás.

Vía: Youtube

Dejar respuesta