Todo el mundo sabe que el paracaidismo es un deporte extremo donde todo aquel que lo practica corre el riesgo de perder la vida ante cualquier fallo, aunque esto es muy complicado ya que los paracaidistas toman muchas medidas de seguridad, pero siempre puede suceder algún imprevisto que pueda poner nuestra vida en riesgo.

Es lo que le pasó a James Lee, un paracaidista que fue golpeado por otro cuando estaba en pleno descenso a una altura de 12500 pies. El golpe hizo que perdiera la conciencia sin haber abierto el paracaídas. Por suerte para él, ese día no saltaba sólo. Algunos de sus compañeros iniciaron ciertas maniobras de acercamiento para intentar abrir su paracaídas y finalmente lo lograron.

Creo que James Lee tardará mucho en olvidar ese día.

Vía: Youtube

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here