Hay niños que nacen con un don especial y que a pesar de los problemas físicos que puedan tener, superan todas las adversidades que les plantea la vida. Es el caso de Branko Dvorecky, un niños de 3 años de Eslovaquia que nació ciego por un problema durante el embarazo de su madre, un niño que nunca ha tomado lecciones de piano, pero que toca el piano como los ángeles.

Desde bien, Branko descubrió este instrumento, y a base de escuchar los distintos sonidos ha ido desarrollando un talento fuera de lo normal para su corta edad y el problema de visión que sufre. Muchos ven en él un pequeño prodigio como lo fue el gran Mozart en su tiempo, pero por ahora este niño sólo lo ve como un juego con el que pasar sus horas libres.

En el vídeo podéis ver como Branko es capaz de interpretar música sin la ayuda de nadie.

Vía: Youtube

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here