El protagonista de este vídeo es un raro león blanco de tres semanas de edad y que se le ha puesto el nombre de Navaro. Más nacer, los cuidadores de la reserva donde se encuentra se lo tuvieron que quitar a su madre para evitar que esta acabara con su vida. Desde entonces vive entre los mismo de todo el personal de la reservar que lo alimentan y están pendientes de él las 24 horas del día. Pero además del personal, hay otros dos miembros que se han hecho cargo de él como si de su bebé se tratase.

Se tratan de dos perros que van continuamente detrás de él. Es como si fueran su niñera, y el león les ha cogido tanto aprecio que los trata como si fueran sus padres.

Vía: Youtube

Dejar respuesta