Hay miradas que matan y la que le echa este perro a su dueño es una de ellas, o por lo menos lo parece, y yo si fuera su dueño estaría preocupado al verla.

La historia de esta cara es muy sencilla. En un coche van viajando por una carretera de Rusia un hombre con su perro en el asiento del copiloto. El hombre va cantando una canción que está escuchando en la radio. De repente se gira hacia el perro y le da un golpe en el pecho jugando. Su mascota, sin hacer ningún movimiento brusco, gira su cabeza y lo mira como diciendo “a la próxima vez que hagas eso, te como”.

Yo que su dueño me lo pensaba dos veces, más viendo la cara del animal.

Vía: Youtube

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here