Son muchas las personas en todo el mundo que no tienen nada y que tienen que buscarse la vida cómo pueden para poder vivir lo mejor posible. Si esto ya es duro, más duro es ver como las autoridades mandan destruir el “hogar” que te habías creado con tus propias manos para poder vivir.

Esta es la vida de Sam, un sin techo que no tenía nada y que se construyó una casa en el bosque, un hogar que aunque no era lo soñado, le permitía estar refugiado del frío y de la lluvia, pero todo el alma se le cayó al suelo cuando las autoridades mandaron destruirla y este pobre hombre no pudo hacer nada.

Su cara de tristeza lo dice todo. Una situación por la que ninguna persona de este mundo debería pasar.

Vía: Youtube

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here