No tiene ni brazos, ni piernas, ni incluso cintura pero este pollo de juguete baila que da gusto. El contoneo de cabeza y de cuerpo al ritmo de la música llega a ser incluso hipnotizante. ¿Cuanta gente pagaría por bailar aunque sea un poco como este pollo?

Dejar respuesta