Hay gente que trata a sus gatos de la misma manera que a un perro, y eso no puede ser. Al ser dos animales distintos, tienen caracteres distintos y lo que se aplica en unos casos no puede ser aplicados en otros. En este vídeo vemos como unos tipos intentan sacar a sus gatos a pasear con una correa como si fuesen perros. Uno de los gatos parece que está más dispuesto a eso de pasear pero el otro se tumba y de ahi ya no lo mueve nadie, aunque lo lleven arrastras por el parque o lo intenten chocar con su compañero.

¿Y tu? ¿Has paseado alguna vez a tu gato? ¿Cómo fue?

Dejar respuesta