Increíble la carita de este bebé que parece no reconocer a su madre cuando ronca. Menudas caritas de entre miedo y susto que pone. La verdad que es para troncharse de risa.

Dejar respuesta