Los americanos se toman muy en serio esto de la fiesta de Halloween. Salen a las calles a por caramelos de casa en casa, se disfrazan de personajes de terror (o de lo que sea) y decoran sus casas con luces, calabazas y demás parafernalia. Hasta ahí todo correcto, pero lo que hace el dueño de esta casa es digno de ser admirado. ¡Ha creado un cementerio terrorifico en el jardín de su casa con muchos zombies y monstruos! Y todo iluminado con luces inquietantes para el visitante que busca unos caramelos. La verdad es que los pobres críos que se acerquen a la casa a solicitar golisinas espero que sean valientes, porque entrar en el jardín de semejante casa debe ser, ante todo, una odisea. ¿Y tú? ¿Celebrarás algo este Halloween?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here