La vida de por sí es demasiada dura para que encima nos preocupemos por otras cosas demasiadas banales. Es necesario que aprendamos a disfrutar de cada momento como si fuera el último y para ello nada mejor que inspirarse en el corto del director Keith Hopkin titulado “Disfruta cada momento” donde nos presenta unas imágenes realmente hermosas de perros y gatos jugando en unos entornos únicos.

Estas mascotas son capaces de saborear cada momento del día, tanto los divertidos como los momentos tontos. Si pudieran hablar seguro que nos aconsejarían que no seamos tan tontos de perder el tiempo las preocupaciones que no llevan a ningún sitio.