La mayoría de los bebés se divierten mucho cuando juegan al escondite con un adulto, un juego donde ellos nunca son los que se esconden sino los que buscan a la otra parte. Estos dos pequeños forman parte de ese grupo a los que les gusta este juego pero con la diferencia de que no necesitan a ningún adulto para jugar, sino que ellos mismos se intercambian los papeles. Así de esta forma una vez es uno el que se esconde y otra es el otro.

Un vídeo muy emotivo donde podréis ver toda la dulzura de estos dos pequeños.