Estamos acostumbrados a ver objetos que utilizan pequeños imanes para unirse a ciertas estructuras de metal, pero no estamos acostumbrados a tratar con imanes de neodimio. Se trata de los imanes más potentes que nos podemos encontrar en la faz de la Tierra. Tal es su potencia que son capaces de aplastar cualquier objeto que se interponga entre ellos, haciéndolo añicos.

Estos científicos han querido mostrarnos toda su potencia por medio de unos curiosos experimentos grabados a cámara lenta, lo que han dejado imágenes impactantes. Para estos experimentos se han utilizado un recipiente con cereales, un cartón de zumo e incluso un iPhone, siempre con el mismo resultado.