Cuando eres un niño, el riesgo está a la vuelta de la esquina pero, como somos de goma, no nos preocupa lo más mínimo. De pequeños sufrimos caídas, golpes, heridas, traumatismos y no nos pasa nada de nada. Un grupo de jóvenes sin preocuparse por este tema se monta en un columpio tratando hacer lo que hacían cuando eran pequeños, el problema es que la locura se convierte en preocupación cuando el columpio gira y gira sin parar. Ninguno de los jóvenes puede pararlo puesto que están subidos en él y al fin pasa, pues lo que tenía que pasar.

¿Y tú? ¿Alguna vez has hecho una locura similar? ¿Tienes nostalgia de cuando era niño?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta