Ideas para combatir el aburrimiento con plastilina

La plastilina es uno de los juegos infantiles más utilizados desde hace años para pasar el tiempo con los más pequeños de la casa y combatir de esa forma el aburrimiento. Se trata de una actividad ideal para que los niños se diviertan a la vez que van desarrollando su creatividad, su motricidad fina y su percepción espacial. Además de todo esto, está comprobado que se trata de una actividad relajante para los pequeños. Por todos estos beneficios, siempre deberíamos tener plastilina en casa.

Aunque los adultos tendemos siempre a intentar orientar a los pequeños a la hora de llevar a cabo alguna actividad, cuando se trata de plastilina, deberíamos dejarles que se expresen libremente, sin ningún tipo de restricciones y dando rienda suelta a su fantasía. Es bueno que el pequeño tenga libertad creativa, ya que así se motivará y se despertará su interés hacia el arte y la creación.

Ideas para trabajar con la plastilina

jugando con plastilina

La plastilina puede dar mucho juego, pudiendo hacer con ellas infinidad de cosas de forma sencilla y entretenida. Suele gustar mucho a los más pequeños, además de ser perfecta para los padres, ya que resulta muy fácil de limpiar. Ahora bien, ¿qué podemos hacer con ella? Veamos a continuación algunas ideas para trabajar con plastilina.

Modelar animales, personajes y otras cosas

El modelado de figuras se puede considerar todo un clásico a la hora de trabajar con plastilina. Gracias a este producto, es posible crear un zoo, una familia, o cualquier otra cosa que se nos pase por la cabeza. Además, se trata de una actividad perfecta para entablar conversación con vuestros hijos, preguntándoles sobre el colegio, los amigos o cualquier otra cosa relacionada con su edad. Mientras que el pequeño trabaja la plastilina, os puede ir respondiendo a todas vuestras curiosidades. Resulta muy interesante escuchar a un niño mientras juega. Os sorprenderéis de todo lo que puede pasar por su cabecita.

Decorar dibujos

Otra alternativa muy divertida es pintar dibujos con plastilina, en vez de utilizar los clásicos colores. Gracias a esta actividad, los niños podrán crear dibujos con relieve, haciendo que estos cobren vida en sus manos. En este caso, es importante utilizar un material duro donde hacer el dibujo, por ejemplo un cartón o una cartulina. Déjales que ellos experimenten mezclando colores, aunque pinten perros rosas o árboles azules. Para ellos eso está bien.

Diseñar elementos decorativos

En ciertas épocas del año, la plastilina puede ser un importante aliado para pasar el tiempo a la vez que los pequeños van creando elementos para decorar su habitación o el salón de la casa. Por ejemplo, en Navidad pueden diseñar un completo portal de Belén donde no falte ninguna de las figuras importantes. Una vez creado, puede presidir la mesa del salón, de esta forma el pequeño se sentirá orgulloso con su creación.

¿Por qué jugar con plastilina?

Son muchos los motivos que hacen que jugar con plastilina sea una actividad perfecta para los más pequeños. Veamos a continuación alguno de los beneficios más importantes.

  • Desarrollan la creatividad, creando cosas que solo pasan por su mente.
  • Estimulan sus sentidos permitiendo, mediante el tacto, descubrir una amplia variedad de formas y texturas.
  • Aprenden sobre geometría y colores al jugar, de forma habitual, con varias tonalidades diferentes.
  • Favorece su concentración para llevar a buen puerto sus proyectos.
  • Mejora su autoestima al ser capaz de diseñar todo aquello que se proponga.

Así que ya sabéis, la plastilina puede ser vuestro gran aliado para aquellos momentos en los que vuestros pequeños no saben qué hacer.

Ir arriba