Somos muchos los que aprovechamos cuando estamos metidos en la ducha para sacar nuestra vena artística y cantar todos esos temas que no nos atrevemos a cantar en público. Muchos cogen el bote del champú o la esponja para utilizarla como micrófono, pero este tío ha querido ir un paso más y ha inventado la ducha karaoke, con la que podrá convertirse en toda una estrella.

A este invento no le falta ningún tipo de detalle, ya que incorpora desde un monitor donde seguir la letra de las canciones, hasta un completo juego de luces que convierte tu ducha en una discoteca.