La vida suele ser injusta. ¿Por qué digo esto? Os explico. Este jóven sufría una obesidad severa durante su adolescencia tal y como vemos en el vídeo. Un chaval muy entrado en carnes que disfrutaba de sus amigos y de la música. Tras someterse a una operación de reducción de estómago, Brian, adelgazó, y mucho. Llegó a perder 73 kgs, una auténtica barbaridad. Con esto Brian recupero su salud y consiguió un físico aceptable, ¿o no? Pues no, porque al perder uno de sus complejos más grande, la obesidad, ganó uno con el que no contaba. Y es que tras el adelgazamiento, la piel, que está dada de si, no vuelve a su estado primario y queda colgando. Pero en este vídeo ha decidido romper sus complejos y enseñarse tal y como es.

¿Y tú? ¿Has llegado a estar obeso y has adelgazado? ¿Conoces al alguien con este problema?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here