Cuando son bebés, los niños tienden a balbucear y a inventarse un idioma propio que solamente entienden ellos. Y digo lo que solamente entienden ellos porque ya tenemos la prueba definitiva, una conversación entre dos bebés. Estos son Merle y Stijn, dos gemelos muy monetes a los que les gusta de vez en cuando contarse sus penas y sus preocupaciones. En este vídeo podemos ver cómo los dos bebés mantienen una charla distendida sobre el futuro del país y la subida del barril de brent (pueden hablar de los que sea, como no les entendemos…Pero a mi me resulta gracioso imaginar que tratan sobre temas serios…)

¿Y tú? ¿Tu bebé suele hablar también en su propio idioma?

Coméntanoslo…

Dejar respuesta