Seamos sinceros, a nadie le sienta bien el gorro de natación. No sabes si sacarte las orejas por fuera, dejarlas por dentro…el resultado siempre es el mismo, vas a quedar horrible de todos modos. El caso es que si aun te quedan ganas de ponértelo hay una forma sencilla de hacerlo en vez de estar metiéndote los pelillos por dentro. ¿La respuesta? En el video

Dejar respuesta